Galletas de calabaza

¡Estas galletas de calabaza son el regalo perfecto para el otoño! Hágalos con avena para mantenerlos masticables y húmedos. Las especias otoñales sacan lo mejor de la temporada. También se congelan y se envían muy bien.

«¿Que demonios?» gritó mi compañero de cuarto mirando la mesa del comedor ahora cubierta de productos.

«¿Qué?»

«¿¡Cuántas calabazas compraste !?»

“Solo, como, siete. Lo suficiente para que nos dure la mayor parte del otoño —respondí. Y realmente, ¿siete de ellos son demasiados? Yo creo que no.

Una vez que llega el otoño, mi cocina se llena de nueces, kabochas, copas de ámbar y turbantes. De hecho, tengo cestas extra colocadas sobre la mesa del comedor repletas de calabazas nudosas y coloridas listas para cocinar.

Asado, puré, curry, todo está bien debido a la divertida versatilidad de las calabazas. Todavía, usarlos para hornear es mi preferencia; sus ricos sabores están hechos a medida para dulces.

Receta fácil de galletas de calabaza

Ahora, la galleta de calabaza común a menudo es demasiado para mí y generalmente está cubierta con una especie de glaseado demasiado dulce. Ese es una cookie de la que generalmente evito.

Esta galletaSin embargo, es un poco diferente gracias a una buena dosis de avena. Esto los mantiene muy suaves y masticables.

El uso de cardamomo, grosellas y semillas de calabaza también les da a estas galletas un sabor curiosamente diferente y delicioso de otras galletas de calabaza. Esta combinación es una excelente manera de consumir cualquier puré de calabaza y obtener una delicia que a todos les encantará.

Grandes complementos para galletas de calabaza

Cambie las semillas de calabaza y las grosellas en esta receta por lo que quiera. ¿Chispas de chocolate y arándanos secos, tal vez?

Y oye, si quieres cubrirlos con glaseado o glaseado, eso también funciona. Apuesto a que serían geniales con un poco de glaseado de queso crema o glaseado de chocolate amargo untado por encima. Incluso podría hacer mini-galletas y emparedarlas con glaseado en el medio.

Almacenamiento y congelación de galletas de calabaza

Estas galletas son suaves y húmedas. Asegúrese de dejarlos enfriar por completo antes de guardarlos, y luego guárdelos en capas separadas por papel encerado, o se pegarán en un montículo grande de galletas. Guarde las galletas de calabaza en un recipiente hermético en el mostrador.

Congelar las bolas sin hornear de cookie dough en una bandeja para hornear forrada con papel pergamino hasta que estén duros, luego transfiéralos a un recipiente o bolsa para congelar. No es necesario descongelar antes de hornear; simplemente colóquelos en una bandeja para hornear y agregue uno o dos minutos al tiempo de horneado.

¡Las galletas horneadas también se congelan bien! Apílelos entre trozos de pergamino, transfiéralos a un recipiente o bolsa para congelador y congélelos hasta por un mes.

Más postres geniales con calabaza

  • Pan de calabaza con chispas de chocolate
  • Barras de pastel de queso y calabaza con cobertura de Streusel
  • Tarta de queso con calabaza y olla a presión
  • Helado de especias de calabaza sin batir
  • Biscotti de calabaza

Receta de galletas de calabaza

  • Tiempo de preparación: 15 minutos
  • Hora de cocinar: 15 minutos
  • Rendimiento: Rinde 4 docenas de galletas pequeñas

Estas galletas son suaves y húmedas. Asegúrese de dejarlos enfriar completamente y guardarlos en capas individuales separadas por papel encerado, o se pegarán en un montículo grande de galletas.

Si prefiere galletas menos dulces, use 3/4 de taza de azúcar.

Ingredientes

  • 1 taza de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 taza de azúcar morena compacta
  • 1 taza de azúcar granulada
  • 1 huevo grande
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 taza de puré de calabaza, enlatado o casero
  • 2 tazas de harina para todo uso
  • 1 1/3 tazas de avena rápida o pasada de moda
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1 cucharadita de cardamomo molido
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 taza de semillas de calabaza
  • 1 taza de grosellas secas

Método

1 Precalienta el horno a 350 ° F.

2 Mezcle los ingredientes húmedos: Batir la mantequilla, el azúcar morena y el azúcar blanca hasta que estén suaves y esponjosos, aproximadamente 3 minutos. Agrega el huevo, el extracto de vainilla y el puré de calabaza y bate por 3 minutos más.

3 Combine los ingredientes secos: En un tazón aparte, combine la harina, la avena, el bicarbonato de sodio, la sal, el cardamomo y la canela y mezcle.

4 Haz la masa para galletas: Agréguelo lentamente a la mezcla de mantequilla hasta que esté combinado, asegurándose de raspar los lados y el fondo una o dos veces para asegurar una mezcla uniforme. Incorpore las semillas de calabaza y las grosellas.

5 Hornea las galletas: Deje caer cucharadas de masa en bandejas para galletas forradas con papel pergamino. Hornee durante 13 a 15 minutos, hasta que se seque por encima y se dore ligeramente alrededor de los bordes.

6 Enfriar y servir: Deje enfriar en la bandeja durante uno o dos minutos para que se asiente, luego muévalo a una rejilla para terminar de enfriar. Las galletas se mantendrán en un recipiente hermético durante al menos una semana.

¡Hola! Todas las fotos y el contenido están protegidos por derechos de autor. No utilice nuestras fotos sin un permiso previo por escrito. ¡Gracias!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar